Black Power Juegos Olímpicos México 68

agosto 2, 2012 § Deja un comentario

Valor y ejemplo a seguir México 1968.

Las protestas contra la guerra de Vietnam y las revueltas estudiantiles azotaban el mundo entero. Y fue también el año del asesinato de Martín Luther King.

Por eso en los Juegos de México 68, cuatro meses después del asesinato, Tommie Smith se sintió en posesión de la historia. Hizo algo para despertar el compromiso del mundo entero. Y lo logró. Primero, venció en la carrera de los 200 metros con una marca casi inhumana: 19,83. Era la primera vez que un hombre bajaba de los veinte segundos.

Pero lo más emotivo se produjo desde el camino subterráneo hasta la tribuna junto al australiano Peter Norman, plata, y su compatriota John Carlos, bronce. “Llevaba el corazón palpitante”, recuerda. Los tres mostraban en el pecho una valiente pegatina que contestaba la discriminación racial. Significaba que un hombre blanco como Norman también se había comprometido. “Debía hacerlo”, recordó hasta el último día de su muerte a los 64 años de un ataque cardíaco. “Eran dos hombres que sacrificaban sus vidas por una causa pacífica”.

El día que Norman murió, John Carlos y Tommie Smith viajaron a Australia y cargaron el ataúd en el funeral, incapaces de olvidar lo que Norman hizo por ellos aquel 16 de octubre de 1968. Los tres compartían el podio cuando sonó la primera nota del himno. Entonces Smith y Carlos agacharon la cabeza y levantaron el puño enfundado en un guante oscuro. Llevaban calcetines negros y el cuello cubierto con un pañuelo. Aquello no era una celebración. Era un modo de reivindicar los derechos de la raza negra.

En el fondo temblaban de miedo. “Pensaba que me podían disparar con un rifle desde la grada”, reconoció Smith. Pero había que hacerlo. “Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano”, decía Luther King. Los atletas no lo habían advertido y desde la grada los machacaron a reproches. Nada más apagarse las últimas notas del himno, la escena se volvió tétrica con gritos violentos e incesantes: “Negros, volved a vuestra casa a África”.

Quizá nunca se haya retransmitido nada tan doloroso en unos Juegos Olímpicos. A los atletas se les trató casi como a delincuentes. El drama se inició con mayúsculas. Smith y Carlos fueron expulsados de la villa olímpica. “El COI todavía no se ha disculpado”, recordó Tommie Smith. “Nuestras vidas se destrozaron”, añadió después. “De regreso a Estados Unidos, no pasó un solo día en el que no recibiéramos una amenaza de muerte”…

 
Image
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Black Power Juegos Olímpicos México 68 en Acampada Revolución 132.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: